SONY
Notas Cómo elegir una vida diferente

Cómo elegir una vida diferente

Por Me Ra Koh, 8 de mayo, 2018
Cómo elegir una vida diferente

Cuando nuestros chicos tenían siete y cuatro años de edad, Brian y yo decidimos aprovechar la temporada baja para dedicarnos a nuestro negocio fotográfico y hacer un viaje con los niños. Evaluamos cuánto podíamos gastar y hasta dónde podíamos llegar y nos dimos cuenta que podíamos pasar doce días en Maui o seis semanas en Tailandia por casi el mismo precio. Elegimos Tailandia.

 

Yo no soy particularmente una mujer del tipo que le gusta mucho la aventura en exteriores. Vivir en la selva de Tailandia por 6 semanas me tenía aterrorizada. La locación era remota, y el único acceso a un médico quedaba a 45 minutos de camino a través de una canoa de madera con un motor enorme que casi siempre tenía que ser remolcada desde un carro o un tractor.

 

Tuvimos que vacunarnos contra fiebres de zonas selváticas de las cuales nunca había oído hablar. ¿Podían ser secuestrados nuestros hijos? Historias de terror de buenos amigos comenzaron a surgir de la nada. Amigos de la iglesia me preguntaban si íbamos en un viaje de alguna misión. Me sentía culpable al decirles que no. Pero muy adentro sentía que mi misión era mi familia. Otras amistades y familiares me hicieron saber que era su responsabilidad decirnos lo irresponsable que era hacer ese viaje. Y no podía evitar pensar ¿es que acaso tendrían razón?

 

¿Habrían arañas o culebras venenosas salvajes que podían hacernos daño? ¡No sabíamos ni siquiera el idioma o si nos iba a gustar la comida durante esas seis semanas! Sabíamos que nos gustaban los tallarines de pollo tai pero y ¿qué tal si eso no era comida tailandesa de verdad? No era como si fuéramos adolescentes mochileros. ¡Éramos padres con niños pequeños y una hipoteca qué pagar! Y sobre todo, será que nuestros niños se pondrían a pelear luego de tanto tiempo juntos de manera tan intensa, ¿Y qué si se sintieran miserables y quisieran regresar a casa? Esperábamos que esto sería una aventura extraordinaria, pero no sabíamos qué podía pasar.

 

El viaje para llegar hasta allí toma hasta 20 horas de vuelo y retrasos y luego montarse por 40 minutos en una canoa de madera con motor hasta una playa remota para llegar a nuestro nuevo hogar selvático. Nunca olvidaré el momento en que salí fuera de la embarcación por primera vez, saltando en esas aguas cristalinas con nuestros morrales sobre nuestra cabeza, sintiendo que mi familia estaba en un episodio de “Sobrevivientes”. ¿Estábamos locos? Entonces sacamos nuestro equipo fotográfico y nuestros libros escolares a lo largo de la playa con nuestros hijos en brazos. Desde la playa, nos dirigimos hacia la selva y encontramos nuestra casa por las siguientes seis semanas.

Al mejor estilo tailandés, la casa abierta estaba situada frente a una roca inmensa, sin aire acondicionado ni electricidad por las noches. No había nevera, sino una cava. No había cerraduras en las puertas. Tenían Wi-Fi para mantener contacto con nuestros clientes mientras duraba nuestra estadía.

 

En las mañanas, nos despertábamos con el sonido relajante de los monos gibones cantando su chillido mañanero y llamados a través de la cubierta de la selva. Durante el día nos íbamos a nadar y hacer kayak en las aguas turquesa del mar Andaman, escalábamos montañas en los acantilados calcáreos, y hacer senderismo por la selva.

 

En la noche sin electricidad, veíamos cómo se detenía lentamente el ventilador mientras sentíamos el calor que se nos pegaba. Tomábamos nuestras linternas de cabeza y nos metíamos dentro de nuestros mosquiteros para leer “El Señor de los Anillos” y “Una arruga en el tiempo”. Luego que los niños se dormían, nos disponíamos a escribir nuestras aventuras y a ponernos al día con el trabajo.

 

 

Esa aventura de seis semanas transformó a nuestra familia; llegamos a casa mucho más unidos de lo que jamás me imaginé. Pascaline no preguntó por qué no teníamos una casa más grande o un carro mejor como el de nuestros vecinos. Nuestro niño de 4 años, Blaze preguntó “¿por qué la gente (en Estados Unidos) tiene tanto pero en sus caras se ven tan serios cuando en Tailandia las familias no tienen casi nada y son tan felices?” Nuestra familia había cambiado. Brian y yo sabíamos que tendríamos que hacer lo que sea para volver allá otra vez. Estábamos decidiendo vivir una vida diferente que la de nuestros vecinos. Y se sentía bien.

 

Algunas personas remodelan su cocina o baños. Me da vergüenza decir que pusimos un parche plástico en nuestro techo del baño en Seattle para evitar que la lluvia nos cayera encima. Es la manera en que pudimos ahorrar más dinero para volver a Tailandia. Cuando Pascaline arruinó el horno en un experimento de cocina, logramos resolver cómo vivir sin él. Cada dólar estaba destinado al viaje que nos volvería llevar a la selva. Si, algunas personas pensaron que estábamos locos.

 

Durante los siguientes diez años, volvimos a nuestro hogar en la selva. Este lugar mágico se convirtió en un segundo hogar para nuestros hijos. Los lugareños nos recibieron como parte de su familia. Y los niños tenían docenas de recuerdos de cuando corrían libres por la selva con los monos Langur observándolos sobre sus cabezas y enormes lagartijos monitores de agua deslizándose por el suelo.

 

Continuamos dándoles educación en casa para poder seguir viajando como familia. A medida que iba escribiendo en mi blog sobre las aventuras de mi familia afuera, más y más lectores empezaron a seguirnos. Unos años más tardes comenzamos a grabar un programa infantil para Disney llamado Captura la Historia con Me Ra Koh.

 

Al programa le estaba yendo tan bien que inspiraba a madres y sus hijos a capturar la belleza de sus historias cotidianas que Disney nos pidió que si podíamos hacer otro tipo de programa. Brian y yo propusimos el programa de viajes de familia, sin pensarlo mucho! Es así como nace Aventuras en Familia (Adventure Family).

 

 

Combinando nuestra afición por la fotografía, grabación de video, escritura y el amor de nuestra familia por viajar a lugares foráneos, comemos a grabar los episodios de todos nuestros lugares favoritos en Tailandia y luego expandimos nuestras aventuras a Egipto, Nueva Zelandia, Israel, Italia, Francia, Grecia y muchos más.

 

Al proveer de educación en el hogar a nuestros hijos, pudimos hacer que el mundo fuera su escuela. Fue una manera radical de formar una familia mientras continuábamos con nuestro negocio fotográfico y talleres de enseñanza.

 

Como madre, no puedo contar las veces en que me comencé a cuestionar mi decisión, temiendo que estuviéramos arruinándoles la vida a nuestros hijos. No podían terminar una temporada completa deportiva porque siempre estábamos viajando. Los aeropuertos se convirtieron en un segundo hogar.

 

Los niños de los vecinos bromeaban con Blaze porque no conocía las reglas del fútbol americano. Pero él había jugado basquetbol en la Franja Occidental, jugó “Conecta 4” con el capitán en un barco nubiano por el Nilo, y había aprendido a jugar Boxeo Tailandés en las playas de Tailandia.

 

 

Pero las aventuras e historias que hemos coleccionado a lo largo del camino, el respeto y la comodidad que adquirimos al estar entre otras culturas bien valieron los temores, las dudas y los riesgos financieros contra los que luchamos todo el tiempo.

 

 

Hemos hecho estadías en aldeas de pescadores musulmanes ayudando con el trabajo de rescate en Tailandia. Nos hemos quedado atrapados en la selva de Tailandia y en el desierto de Egipto. Nos hemos quedado sin dinero grabando Adventure Family y de alguna manera hemos circunnavegado por el planeta y hemos seguido grabando.

 

Hemos cabalgado, escalado árboles y cavado nuestro propio jacuzzi en la playa de Nueva Zelanda y hemos explorados pueblos hermosos y hedonistas poco conocidos en Italia y Grecia, filmado y grabando todo con nuestras cámaras y lentes Sony. Por sobre todas las cosas, les hemos dado un asiento en primera fila a nuestros hijos en lo que respecta a nuestros aciertos o derrotas en nuestra construcción de un sueño.

 

 

A medida que la gente comenzó a seguir los episodios de Aventuras familiares, nuestros seguidores nos preguntaban si podíamos dirigir y enseñar talleres de fotografía de viajes. Brian y yo no podíamos creer que nunca habíamos pensado en ello. ¡Qué buena idea! Nuestros talleres de viaje “Retrato del Mundo” (Portrait of the World) se lanzó en 2015 y ahora llevamos pequeños grupos a nuestros lugares favoritos en Tailandia, Italia, Grecia, Egipto, al igual que destinos pintorescos en América.

 

Nuestra familia ha experimentado los momentos topes de estar inmersos en culturas foráneas y también hemos estado enfermos y hemos perdido nuestros equipajes más veces de las que nos gustaría recordar. Pero las aventuras que compartimos, la intimidad que hemos desarrollado son cosas que siempre nos hacen seguir regresando por más.

 

Esta serie de artículos en Alpha Universe va a brindarle a uds algunos de los momentos detrás de cámara de nuestras aventuras favoritas. Hay tanto de lo que podemos compartir en un episodio de 10 minutos de YouTube. Mi esperanza es que en esta serie de artículos puedan reírse, abrir su entendimiento de lugares foráneos, enseñarles algunos consejos de fotografía y video y sobre todo, acercarles el mundo, ¡inspirándoles a que vivan también una aventura!

 

Nunca me habría imaginado que nuestro primer viaje de seis semanas a Tailandia habría inspirado la vida que ahora vivimos. Supongo que de eso se trata el asunto de los sueños y de correr riesgos. No tienes idea de qué puedes esperar, no hay garantías de si tu visión será un éxito, y sin embargo, a menudo te diriges a un lugar que nunca jamás imaginaste posible. Es dar el primer paso hacia lo desconocido lo que me atrapa siempre, no importa cuántas veces lo hago.

 

Me Ra Koh es una artesana de la imagen de Sony. Conoce más sobre ella aquí. Síguela a través de su cuenta de Instagram en @merakoh. Suscríbete a sus Aventuras Familiares / Adventure Family en su canal de YouTube en el siguiente enlace.

 

 

*La disponibilidad de los productos aquí mostrados varía entre localidades. Para más información de su existencia por favor ingresa al Website de Sony de tu país.

Equipos utilizados

Recibe las últimas noticias del mundo Alpha

Haciendo click en suscríbete ahora aceptas las Políticas de Privacidad de SONY LATIN AMERICA, INC.
¿Qué deseas encontrar?