SONY
Notas Cómo fotografiar el silencioso mundo bajo el agua

Cómo fotografiar el silencioso mundo bajo el agua

Por Sony, 5 de mayo, 2022
Cómo fotografiar el silencioso mundo bajo el agua
Foto de Luis Solano Pochet.

 

Bajo el azul del mundo subacuático, la gama de colores vibrantes parece multiplicarse como por arte de magia ante nuestros ojos. ¿Por qué la fauna submarina es tan colorida? ¿Es gratuita tanta belleza o sus diseños cumplen un propósito? Los colores bajo el agua son códigos, disfraces, señales y señuelos. Los animales submarinos los usan para atraer la atención del sexo opuesto, indicar temporada de reproducción o para defenderse de sus depredadores. En las profundidades del mundo subacuático, los colores deben ser más intensos porque el agua es un enorme filtro de luz ultravioleta, y a mayor profundidad la reflexión de luz y color se hace más débil. Los peces de coral tienen un revestimiento en forma de cristales en sus escamas que intensifican el brillo y el color, así como las criaturas abisales emiten luz propia mediante procesos químicos en su piel similares a los de las luciérnagas. Este mundo subacuático debajo de nosotros es fascinante para nuestros ojos y para los amantes de la fotografía subacuática.

 

Un patrón de líneas y formas coloridas en la fauna submarina puede ser señal de muchas cosas como: “soy más fuerte que tú”, o “¡Peligro!: Veneno”, o “soy más apto para reproducirme”, o “soy apetitoso”, disfraces hipnóticos que sirven de carnada para atraer la presa hacia el depredador. Estos colores, formas y seres extraños nos atraen y encantan y de ahí que muchos aficionados a la fotografía quieran aventurarse a hacer fotografía subacuática.

 

 

En esta nota hablaremos de qué se necesita para practicar esta fascinante especialidad fotográfica que tiene tantos desafíos y te daremos útiles consejos desde la preparación, el equipo de iluminación, lentes, parámetros recomendados y el tipo de procesamiento que has de seguir para que puedas capturar con tu cámara todo el brillo, el colorido y el esplendor del mundo submarino.

 

Preparación para realizar fotografía subacuática

En primer lugar, debes estar capacitado para funcionar bajo el agua. Aunque suene obvio, ¡debes como mínimo saber nadar! Si manipular una cámara en circunstancias normales puede resultar engorroso, debajo del agua será más complicado. Saber defenderse en el agua es primordial, así que si no eres un buen nadador será mejor que no intentes hacer fotografías subacuáticas. Si quieres adentrarte en las profundidades del mar y hacer tomas a más de diez metros, no podrás hacerlo sin equipo de buceo.

 

 

 

La elección de la carcasa submarina para tu cámara

Proteger tu equipo es lo primero. No querrás arruinar tu cámara favorita con una carcasa que gotea o, en el peor de los casos, se inunde arruinando en un segundo tu preciado equipo. La mejor elección es adquirir la carcasa certificada por tu marca y específica para tu modelo. Si bien suelen ser muy costosas y es fácil caer en la tentación de buscar modelos compatibles y genéricos, pero recuerda que es preferible proteger bien tu equipo. Recuerda que cada modelo de cámara tiene una disposición particular de botones y controles, interfaces distintas para acoplar un flash u obturadores externos, y es importante no tener que renunciar a ninguna de sus funcionalidades. No tomes esta decisión a la ligera y no escatimes en los precios.

 

Para fotografiar en aguas llanas bastará una carcasa de policarbonato. Si vas a bajar más allá de los 15 metros será mejor utilizar carcasas de metal especialmente diseñadas para soportar altas presiones. De igual manera busca proveerte de todos los dispositivos de seguridad disponibles como correas y ataduras para todos los equipos ya que es bastante probable que tengas que soltarlos en cualquier situación y valerte de tus manos para una maniobra de nado.

 

 

 

La iluminación

La luz es la base de la fotografía, pero si fuera del agua puede ser un reto, bajo el agua puede ser una pesadilla. Una forma de lograr fotos en lugares poco profundos es elegir la primera hora de la mañana cuando el agua está más tranquila.

 

Si dispones de poca luz, el uso del flash es imprescindible para capturar el colorido del mundo subacuático, en especial si vas bajo las aguas submarinas. Al contrario de lo que ocurre en la fotografía convencional, la luz natural no es tu mejor aliada en la fotografía subacuática. No solamente se va debilitando a mayor profundidad, sino que también los colores se van desvirtuando a medida que bajas debido al efecto de filtrado ultravioleta. A partir de los tres metros los rojos empiezan a palidecer y se van tornando pardos, los amarillos y naranjas desaparecen y ya a partir de los 15 metros todo se ve azul.

 

Algunas cámaras tienen perfiles en el balance de blancos para situaciones bajo el agua que pueden ayudar, pero lo más aconsejable es configurar el balance de blancos en modo flash. Y aunque tu fuente principal de luz va a ser el flash, apoyarte en la luz natural es importante para lograr mejor colorido y mayor definición. Para eso, es bueno que cuentes con una cámara que tenga buena sensibilidad. En fotos subacuáticas es preferible trabajar en las horas del mediodía y tener el sol completamente cenital. El agua actuará como un gran difusor y las sombras no molestarán. De mañana y hacia el final de la tarde los rayos del sol entrarán al agua con menor incidencia lo que se traduce en menor luminosidad, contrastes e intensidad en el color.

 

 

 

La óptica, los filtros y la configuración de la cámara

Los mejores lentes en este entorno son los objetivos gran angular, los lentes normales hasta 50mm y los objetivos de alcance corto con un buen macro. Para quienes disfrutan de la macrofotografía, la fotografía subacuática es un verdadero banquete, pues lo ideal es acercarse lo más posible al sujeto, nunca a lo lejos. El agua es en sí misma un lente gigantesco que produce un efecto de lupa y magnifica la distancia focal. No son nada recomendables los teleobjetivos porque el agua no es totalmente transparente como el aire, por tener mayor densidad. El agua absorbe la luz y está llena de partículas que enturbian la imagen a mayor distancia. Mientras menos agua hay entre el lente y el sujeto, menor distorsión cromática y mayor nitidez.

 

 

La luz del flash llegará más limpia si hay menos agua que recorrer. Se recomiendan los lentes luminosos para aprovechar al máximo la luz porque bajo el agua no debes utilizar un ISO mayor a 200. Eso intensificaría el ruido de la imagen debido a las propiedades de la luz bajo el agua. Hay aguas más turbias que otras y según la zona y la temperatura pueden tener un tinte particular debido a su composición química, las partículas y el tipo de fitoplancton que habita en ellas. Si el agua es demasiado verde puedes compensar con filtros correctores color magenta. Si es demasiado azul, filtros rojos o anaranjados. Recuerda que si utilizas filtros debes hacer un balance de blancos manual de forma experimental ya que estarás usando flash. Haz varios disparos y ve ajustando paulatinamente. En cuanto a la apertura de diafragma y la velocidad de obturación, trata de usar aperturas intermedias y las velocidades de obturación más rápidas posibles. Esto es más fácil si estás en aguas llanas y muy limpias, caso en el cual puedes limitar o prescindir del uso del flash e intentar experimentar con luz natural.

 

 

 

Movimientos y otras recomendaciones bajo el agua

  • Procura moverte lentamente. Bajo el agua no tienes la misma sustentación que al pisar tierra y tu estabilidad para hacer tomas depende del dominio del flotado. Además, si estás cerca del fondo y te mueves demasiado levantarás arena y partículas que enturbiarán el agua y comprometerán la nitidez de las fotos.
  • No mires solamente hacia el frente, ten la libertad de buscar encuadres en todas las direcciones aprovechando que flotas como en el espacio, aunque evita las tomas muy cenitales que pueden resultar confusas. Lo mejor es moverte de frente y al nivel del sujeto.
  • Si te aproximas a un animal hazlo con sigilo, procura acercarte lo más posible sin ponerte en peligro y sin bloquear su salida si se encuentra en una grieta.
  • Contén la respiración al acercarte y disparar ya que el sonido de las burbujas puede asustar al animal.
  • Por sobre todas las cosas ten respeto.
  • Ve acompañado de un experto que pueda advertirte de cuáles especies de animales o situaciones que enfrentes puedan ser peligrosas.
  • No debes ponerte en peligro ni perturbar el delicado equilibrio ecológico bajo el mar.
  • Evita manipular o dañar corales y maltratar accidentalmente cualquier especie ya que un mínimo daño que causes puede tardar cientos de años en alcanzar su recuperación.

 

 

 

Post producción

Es aconsejable que siempre dispares en RAW. Eso permitirá que ajustes el balance de blancos y corrijas colores y contraste en postproducción, pues bajo el agua el contraste disminuye significativamente y los colores están distorsionados.

 

 

Conclusión

Si te apasiona la fotografía y tienes el equipo adecuado, la destreza para maniobrar bajo el agua y mejor aún, si eres un buceador certificado, hay otro mundo allá abajo lleno de formas insólitas y colores vibrantes esperando ser capturado por tu ojo y tu cámara. Es un mundo fascinante con infinitas oportunidades de lograr las imágenes más bellas y más peculiares que te puedas imaginar.

 

 

*La disponibilidad de los productos aquí mostrados varía entre localidades. Para más información de su existencia por favor ingresa al Website de Sony de tu país.

Equipos utilizados

Recibe las últimas noticias del mundo Alpha

Haciendo click en suscríbete ahora aceptas las Políticas de Privacidad de SONY LATIN AMERICA, INC.
¿Qué deseas encontrar?