SONY
Notas Aprovecha la grabación dual de las cámaras Sony

Aprovecha la grabación dual de las cámaras Sony

Por Bob Krist, 26 de noviembre, 2019
Aprovecha la grabación dual de las cámaras Sony

Con la demanda de nuevos contenidos en el universo mediático y la capacidad de nuestras cámaras sin espejo para hacer fotografías y grabar video, es sólo cuestión de tiempo en la vida de un fotógrafo profesional para que el cliente le pregunte si puede hacer ambas cosas a la vez.

 

Mira cómo este profesional de la Nat Geo usa su RX10 IV para hacer dos cosas a la vez: capturar video y hacer fotos de alta resolución simultáneamente.  Tuitea esto

 

Pues bien, ¡Claro que puedo! Casi todos los fotógrafos durante la última década se las han tenido que arreglar para añadir a su currículum la habilidad de hacer videos. Si se cuenta con el tiempo suficiente, hay muchas situaciones en que se pueden hacer ambas cosas y además hacerlo bien. ¿Pero qué pasa cuando te preguntan si puedes hacer las dos cosas… a la vez?

 

Esa pregunta haría temblar al fotógrafo más audaz.

 

Sony anticipó esta necesidad al desarrollar el modo de grabación dual que permite capturar fotografías mientras se graba un video en alta definición. Esta es una función poco conocida aunque presente en la mayoría de las cámaras Sony. Recientemente, una compañía turística de alto nivel me encargó documentar una serie de safaris por toda África, y la cámara que escogí para hacer el trabajo fue la increíble y versátil Sony RX10 IV. Esta cámara me da la opción de obtener una foto fija de 17 megapíxeles mientras grabo un video de alta definición a 60 cuadros por segundo con sólo oprimir el obturador mientras se graba el clip de video.

Mi tarea fue principalmente grabar videos durante ese mes de trabajo en África. Al menos eso fue lo que me pidieron al momento en que acepté la tarea. Pero cuando se aproximaba el momento de viajar, el equipo de redes sociales y mercadeo de la compañía decidieron que también querían fotos. Y no podían ser fotogramas extraídos del video porque muchas de ellas necesitaban imprimirse.

Ahora bien, todo el que haya trabajado en vida salvaje sabe que los animales, tanto pequeños como grandes, no van a esperar mientras cambias del modo de grabación al de fotografía. Cuando llega el momento, o bien estás preparado o simplemente pierdes la toma. ¡El modo de grabación dual viene al rescate!

 

Cómo aprovechar al máximo la grabación dual

 

Una vez que usé grabación dual, me di cuenta de varios aspectos importantes que se deben conocer para sacarle el máximo provecho.

 

Primero que nada, si tu cámara ofrece el modo “grabación de video con el botón de obturación”, debes desactivarlo. Esto es porque en el modo de grabación dual se necesita tener disponible el botón de obturación para hacer una foto fija, así que es necesario que el botón para grabar video sea el botón película, no el obturador.

 

Segundo, puedes oprimir el obturador cuantas veces quieras durante la grabación de una secuencia para obtener fotos, pero esto no es tan rápido como en fotografía normal. Hay que esperar uno o dos segundos hasta que el búfer se cargue.

 

Tercero, hay una opción de grabación dual automática que captura fotos en tres diferentes ritmos a escoger entre lento, medio y rápido (sin especificar el verdadero intervalo de tiempo entre cada uno de ellos). Lo malo de este modo es que no eres tú quien decide el momento de obtener la foto sino que es la cámara la que lo hace de forma automática. Captura una foto cuando la cámara “cree” que ve una buena composición. No tengo problemas en dejar que mis cámaras Sony tomen decisiones por mí, pero llámenme anticuado si quieren, soy de los que prefieren decidir cuál es el mejor momento para hacer la captura de una imagen.

Cuarto, si hay algo que nos hace evitar el grabar videos y tomar fotos a la vez es la famosa regla de los “180 grados” en video. Esta regla es la que establece que la velocidad de obturación debe duplicar la tasa de cuadros por segundo para que la estela de movimiento tenga un barrido natural. Así que, si estás grabando a 24 cuadros por segundo, la velocidad de obturación ideal debería ser de 1/50 segundos. Si usas una velocidad de obturación mayor, el video resultante va a tener un aspecto extraño, como si los movimientos del sujeto estuvieran fraccionados en múltiples cuadros, sin dejar esa estela de movimiento fluida (y borrosa) que caracteriza al video. El problema es que usar una velocidad de 1/50 segundos es muy poco para obtener fotos nítidas, especialmente si hay mucho movimiento. Pero digamos que vamos a usar una tasa de cuadros por segundo mayor, como por ejemplo 60 cuadros por segundo, lo que nos obliga a usar una velocidad de obturación de 1/125 segundos y de esa manera ya estamos dentro de valores más normales para obtener fotos no movidas. Como me gusta grabar a los animales en cámara lenta (el material grabado a 60 cuadros por segundo, al conformarse para una línea de tiempo de 24 cuadros por segundo en edición de video, se convierte en un hermoso y fluido material en cámara lenta), así es como grabo mis videos de safari.

 

Ya que casi todo mi material será conformado como cámara lenta, yo establezco la velocidad de obturación un paso más arriba de lo ideal, es decir, a 1/250 de segundo. Esto no afecta el aspecto del material, pero sí me da mayor nitidez en las fotos. Funciona como magia. Quedé asombrado con la riqueza de detalles y la nitidez de esas capturas simultáneas en jpeg.

 

Y, por último, mientras escribo esto, debo aclarar que el modo de grabación dual no está disponible al grabar en 4K o a 120 cuadros por segundo en HD, así que 60 cuadros por segundo es la máxima tasa en que se puede hacer video y tomar fotos simultáneamente. Esto podría cambiar algún día cuando se desarrollen procesadores y tarjetas de memoria más rápidos con mayor capacidad de búfer.

 

Usando la grabación dual

 

Cuando íbamos de excursión hacia el Parque Nacional de los volcanes de Ruanda para ver a los gorilas de las montañas fue cuando más útil me resultó el modo de grabación dual. Caminamos varias horas a través de la selva para encontrar a una familia de gorilas, pero una vez allí sólo disponíamos de una hora para estar allí (para evitar que los gorilas tengan demasiado contacto con humanos).

Debido a la naturaleza sedentaria de los gorilas, es poca la interacción que vamos a encontrar entre ellos y lo más probable es que tengamos que conformarnos con tomas de gorilas reposando en la selva. Pero cuando deciden moverse o interactuar hay que estar listos, ya que no habrá una segunda oportunidad para grabar primero y fotografiar después o viceversa.

 

A estas alturas ustedes podrían estarse preguntando “pero, ¿qué clase de trabajos, aparte de los que implican vida salvaje, pueden requerir la captura de foto y video simultáneamente?”. Según mi experiencia, la grabación dual tiene mucho potencial en cualquier situación, desde bodas hasta eventos corporativos. A un fotógrafo deportivo podrían pedirle clips de video para contenido web y a la vez fotos fijas, así como clientes para videos musicales podrían querer algunas fotografías claves. Y la lista se extiende.

 

La grabación dual es una de esas opciones que ayudan a trabajar con mayor eficiencia en un mundo mediático que cada vez requiere más de nosotros que hagamos varias cosas a la vez para producir contenidos cada vez más poderosos.

*La disponibilidad de los productos aquí mostrados varía entre localidades. Para más información de su existencia por favor ingresa al Website de Sony de tu país.

Equipos utilizados

Recibe las últimas noticias del mundo Alpha

Haciendo click en suscríbete ahora aceptas las Políticas de Privacidad de SONY LATIN AMERICA, INC.
¿Qué deseas encontrar?