SONY
Notas La baja luminosidad sin espejos está cambiando la fotografía documental

La baja luminosidad sin espejos está cambiando la fotografía documental

Por Alex García, 24 de noviembre, 2017
La baja luminosidad sin espejos está cambiando la fotografía documental

Para los reporteros gráficos no es una exageración decir que la luz existente es el oxígeno para nuestro oficio. A menos que estemos haciendo retratos, por lo general no introducimos luces en una escena que pueda cambiar el comportamiento en momentos íntimos o llamar la atención hacia nosotros, eliminando información valiosa.

 

De hecho, hay momentos en los que se nos indica que no podemos utilizar flash en eventos públicos o en actos culturales. Por eso la lucha por balancear el tema de la falta de luminosidad durante las pautas puede ser una locura.

 

 

Pero obtener la mayor cantidad de fotos posibles en situaciones de poca luminosidad es absolutamente crucial, desde los eventos deportivos de los viernes por la noche, pasando por los conciertos sinfónicos hasta la vigilia del domingo.

 

 

Es por eso que, cuando las cámaras presumen de su desempeño en condiciones de baja luminosidad, tienden a llamar mi atención. Para todos aquellos que hemos estado en “las trincheras” del oficio por tanto tiempo, lo último que queremos es un competidor conteniendo su respiración junto a ti, mientras te encuentras batallando por más luz.

 

 

Pienso en todo esto luego de mi experiencia con una Sony α7S que me prestaron en La Habana durante un taller que codirigí junto con Jaime Permuth en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York. La directora del Master en Artes Visuales en Fotografía Digital y artesana de Imagen de Sony, Katrin Eismann, coordinó el acceso de una selección de cámaras y lentes Sony para nuestro grupo de aproximadamente 15 personas durante nuestro viaje de siete días el pasado marzo.

 

 

Foto por Alex Garcia. Sony α7S II. Objetivo Sony 16-35mm f/4. 1/200-seg., f/4.5, ISO 10,000

 

 

Estaba entre emocionado y un poco cauteloso por la oportunidad. Emocionado porque he visitado Cuba por más de 20 años como reportero gráfico. Debido a los apagones y al deterioro del sistema eléctrico, las calles de La Habana han sido una caja negra para fotografiar durante mis reiteradas visitas. Siempre sentí que era algo inexplorado, por todas las imágenes que he visto de Cuba. De modo que estaba entusiasmado por la reputación de los sensores de Sony. Mi tema de trabajo para hacer un ensayo fotográfico sería, simplemente: “Noches de La Habana”.

 

 

Pero estaba cuidadoso porque las cámaras sin espejo nunca fueron mi especialidad. Cuando solía trabajar en el staff del Chicago Tribune, tenía un blog llamado “Tarea Chicago”. Para poder aprender y escribir acerca de las tendencias en la industria, solía ir a la Conferencia Photo Plus cada año para aprender a escribir acerca de las tendencias en la industria. Luego de escuchar acerca de las cámaras sin espejos de Sony por mi colega Brian Smith y Benjamin Lowy, las probé en el stand. No estaba convencido. Como alguien que ha utilizado cámaras DSLR de primera línea de Canon y Nikon, las Sony sin espejos me eran poco familiares.

 

 

De hecho, cuando comencé a utilizar la Sony α7S II en Cuba durante la luz de día, me pareció todo un reto. No me acostumbraba a ella. Luego, en medio de una comida durante el taller, tanto Tony Gale como Travis Keyes, artesano de imagen Sony y conferencista de Sony respectivamente, vieron mi frustración y me dijeron: “sólo tienes que personalizar los botones mejor. Dame acá y te enseñamos cómo”.

 

Fotografía por Alex Garcia. Sony α7S II. Lente Sony 16-35mm f/4. 1/60-seg., f/4.5, ISO 12,800

 

Ambos me ayudaron con los directorios para ajustar los botones y controles para capturar más rápidamente los momentos a medida que iban sucediendo. Fue un momento muy importante. De repente, me sentí como con una cámara completamente diferente. Para las últimas noches de mi viaje, me aventuré a experimentar una noche con la loca capacidad de sensibilidad ISO de la α7S II.

 

 

Pero ese no fue el mayor beneficio. Con el visor electrónico, pude enfocar más fácilmente a mis sujetos en situaciones de baja luminosidad. Con una cámara DSLR con una pantalla LCD detrás, tendría que haber adivinado el foco a través del visor óptico, disparando a lo loco en la imagen y luego haciéndola grande en la pantalla de atrás para revisar el foco. Adivinar, disparar a lo loco, verificar, adivinar, disparar a lo loco, verificar.

 

 

Ese proceso es una completa distracción que me causa una pérdida de concentración en la dinámica de la escena que tengo al frente. Se pierden grandes momentos de esa manera. Como reportero gráfico, bien pude haberme puesto un pañuelo encima.

 

 

Pero con el visor electrónico pude hacerlo mientras disparaba. No hubo necesidad de disparar a lo loco. Pude visualizar mi enfoque en la pantalla y al mismo tiempo ajustar mi exposición. Más aún, si realmente tenía que disparar a lo loco mi última foto, no tenía que quitar la cámara de mi vista.

 

Fotografía por Alex Garcia. Sony α7S II. Lente Sony 16-35mm f/4. 1/125-seg., f/4, ISO 25.600

 

 

Como alguien que usa lentes de lectura, cualquier cosa que te ahorre disparar a lo loco es algo bueno. Creo que hemos visto fotos con fotógrafos moneando con sus cámaras, perdiendo momentos en cuanto se ponen a ver como bizcos en el brillo de la pantalla LCD. ¿Quién quiere ser esa persona?

 

 

Pronto, me di cuenta de que no sólo estaba disparando en sensibilidades como 51.200 ISO sino que también estaba logrando con mayor confianza mis imágenes enfocadas con el visor electrónico.

 

 

Entonces fui a La Habana con la Sony pensando que lo que realmente necesitaba para capturar la actividad nocturna era una cámara de alta sensibilidad en situaciones de baja luminosidad. Pero como los sensores de gran sensibilidad a la luz, captan más de lo que el ojo desnudo puede hacer, me di cuenta que la tecnología ha ganado la batalla. Ahora el asunto más débil es la habilidad de mi ojo para asegurar el foco.

 

Fotografía por Alex Garcia. Sony α7S II. Lente Sony 24-70mm f/2.8 G Master. 1/25-seg., f/2.8, ISO 12.800

 

 

A medida que pienso más acerca de la α7S II -es un cuerpo ligero, con obturador silencioso y con visor electrónico- concluyo que la cámara sin espejo tiene muchas fortalezas y beneficios que son importantes para el trabajo enfocado en las personas que realizo.

 

 

Para reporteros gráficos como yo, parece tener un futuro promisorio para aquellos que ven sus bondades y beneficios.

 

 

Alex García es un reportero gráfico ganador de un premio Pulitzer, residente de Chicago. Fue un fotógrafo del staff del Chicago Tribune. Ahora García es profesor de la Escuela de Artes Visuales de Nueva York. Conoce más de su trabajo.

 

Fotografía por Alex Garcia. Sony α7S II. Lente Sony 16-35mm f/4 lens. 1/400-sec., f/4, ISO 32,000

 

 

Fotografía por Alex Garcia. Sony α7S II. Lente Sony 16-35mm f/4 lens. 1/125-sec., f/4.5, ISO 51,200

 

 

Fotografía por Alex Garcia. Sony α7S II. 16-35mm f/4 lens. 1/20-sec., f/4, ISO 32,000

 

 

Fotografía por Alex Garcia. Sony α7S II. 16-35mm f/4 lens. 1/50-sec., f/4, ISO 51,200

 

 

 

 

*La disponibilidad de los productos aquí mostrados varía entre localidades. Para más información de su existencia por favor ingresa al Website de Sony de tu país.

Equipos utilizados

Recibe las últimas noticias del mundo Alpha

Haciendo click en suscríbete ahora aceptas las Políticas de Privacidad de SONY LATIN AMERICA, INC.
¿Qué deseas encontrar?