SONY
Notas Flujo de trabajo profesional: lentes, configuración de cámara y técnicas de edición para paisajes

Flujo de trabajo profesional: lentes, configuración de cámara y técnicas de edición para paisajes

Por Alpha Universe, 28 de febrero, 2020
Flujo de trabajo profesional: lentes, configuración de cámara y técnicas de edición para paisajes
Foto de Mike Meyers @mmeyers76

Mike Meyers (@mmeyers76), miembro del Colectivo “The α Imaging Collective”,  conocido por sus sobresalientes fotografías de paisajes urbanos y naturales.  Con más de 132 mil seguidores en Instagram, tiene un talento especial para crear imágenes que cautivan a su audiencia. Conversamos con él para que nos explicara cómo hace para lograr esas fotos tan dinámicas, sobre sus lentes Sony Alpha favoritos y su centrado pero flexible método para componer las mejores imágenes.

the α Imaging Collective

Con más de 132 mil seguidores en Instagram, el fotógrafo de Sony Mike Meyers (@mmeyers76) tiene un talento especial para crear imágenes que cautivan a su audiencia.

 

 

Antes que nada, investigación y preparación del equipo

 

Antes de salir a fotografiar paisajes naturales o urbanos, Meyers estudia el medio ambiente en que tomará las fotos para prepararse. Hay algunos ambientes más fáciles, mientras que otros implican tomar fotografías bajo la lluvia o a la merced del reventar de olas cercanas. Siempre se asegura de tener un conocimiento general de lo que va a enfrentar para determinar qué necesita empacar y qué tamaño de bolso usar donde quepa todo lo que necesite.

 

“Hay que investigar antes de salir a fotografiar,” dice Meyers. “Hay que saber si hará frío para llevar la vestimenta adecuada. Debes tener cargadas las baterías y llevar cargadores. Asegurarse de que todos los lentes están limpios y  llevar todo lo que haga falta para mantenerlos limpios. Si vas a un lugar muy húmedo, necesitarás llevar paños limpiadores de lentes porque si se empañan, las fotografías saldrán mal”. 

 

Mientras empaca, siempre piensa en la locación y en lo difícil que pueda ser llegar hasta allí. Si es lejos o de difícil acceso, se asegura de no llevar carga de más y que su bolso no sea tan pesado. Visualiza sus tomas anticipadamente para seleccionar con inteligencia los lentes que llevará.

“Hay que moderar el peso del bolso, dependiendo de lo larga o corta que será la excursión y del tipo de fotografías que piensas hacer. Por ejemplo, mi lente prime 85mm es un lente para retratos y no siempre voy a necesitarlo. Probablemente haré muchas fotografías abiertas y luego haría algo con mis lentes 70-200mm o 100-400mm. Hay que tener la inteligencia para escoger bien los lentes que llevarás”.

 

Seleccionando lentes y cámaras

 

“Tengo el lente Sony 12-24mm f/4 G. Lo uso más que nada cercano a la focal 12 mm por lo dinámico de las imágenes que produce en este rango. Por su amplitud, se pueden capturar ciertas cosas que, básicamente, no se podrían capturar con ningún otro lente que conozca. Si hay algo interesante hacia el fondo, podrás capturar cosas que están incluso más allá. Es un lente muy bueno para paisajes o lugares estrechos  y apretados en la ciudad. Por ejemplo, cuando quieres capturar la mayor área posible de una edificación, o que salgan la mayor cantidad de detalles en el fondo, y como el lugar es estrecho, estás demasiado cerca del edificio. Con este lente puedes incluir todo en la toma. Otros lentes no podrían hacerlo, a menos que hagas una panorámica. Además, da una perspectiva distinta a lo que normalmente se ve con los ojos, lo que permite hacer tomas bien interesantes”. 

 

“También tengo el 24-70mm f/2.8 G Master, un lente que es un caballo de batalla. Funciona en muchas situaciones diversas y permite hacer distintos tipos de tomas. Tiene más o menos el rango de lo que el ojo humano puede ver, así que las tomas no son tan dinámicas como las que se obtienen con el 12-24 mm o con el 100-400 mm, pero siempre lo llevo conmigo porque lo puedes usar para cualquier propósito. Tiene un punto de vista óptimo con el que podemos captar muchísimas cosas. Cuando está abierto se pueden capturar paisajes urbanos, y si lo cierras cerca a los 70 mm puedes enfocarte en elementos individuales, como por ejemplo, aislar cierta edificación. Poder cambiar entre esas dos perspectivas con el mismo lentes es muy conveniente”.

“Actualmente tengo el Sony 70-300mm f/4.5-5.6 G, y también me encanta el 100-400mm f/4.5-5.6 G Master – así que este será el próximo lente que compre (tuve la oportunidad de probar el 100-400 mm al hacer primeros planos del eclipse total de sol en 2019). En cuanto a distancia focal, ambos lentes son prácticamente lo mismo, pero el 100-400 mm tiene mucho mayor calidad. Ambos brindan una compresión asombrosa, acercan cosas que están muy lejos y las separan muy bien del fondo. Mientras vayas más allá de lo que el ojo humano puede ver naturalmente, más dinámica resulta la toma. Cuando algo no luce tal como lo ven nuestros ojos, la toma resulta más interesante para el espectador por el simple hecho de haber captado lo que nuestros ojos no pueden ver por sí mismos”. 

 

“Y como les dije, también tengo el lente 85mm f/1.8 que no uso para paisajes naturales y urbanos, pero para retratos es el mejor lente. Me encanta por su nitidez. Para hacer mis retratos sólo necesito este lente, ya que no es lo que más hago. Es súper liviano, y si mi novia me acompaña a una aventura fotográfica, me lo llevo por si acaso me provoca hacerle algún retrato”. 

 

Para hacer sus fotografías, combina sus lentes con una cámara Sony α7R IV. Tiene distintas configuraciones por cada modo en ella para poder cambiarlas en caso de 1) paisajes naturales o urbanos, 2) fotografía nocturna y 3) retratos. Normalmente trabaja en modo totalmente manual a menos que vaya a hacer timelapses en amaneceres o atardeceres, caso en el que opta por el modo prioridad de apertura.

 

“Siempre hago fotos en RAW y aprovecho la ranura dual con dos tarjetas de memoria. Cuando una tarjeta se llena, cambia a la otra, lo cual es una característica muy útil de tener. Me gusta mucho la forma en que puedo personalizar cada configuración. Poder tener configuraciones a la mano para cada estilo de fotografía es una gran ventaja. Nada como acceder de forma rápida a distintos modos”. (Conozca las configuraciones de cámara de Meyers para lograr paisajes épicos)

View this post on Instagram

We ended up just BARELY catching this sunset in time, deciding on this beach last second following a long day of driving around the island. Thankfully I was able to find this tide pool and a flower i’m fairly certain a kid put there prior to me showing up. After I’d been shooting for a few minutes, a little girl ended up walking along the far edge of the pool and right into my shot (which I think actually added to it). The day started around 3:45am with a 2-hour drive across the island to shoot sunrise near Hilo on the east side. The sunrise was good for about a minute, then it got super overcast. The rays looked really cool through the clouds so I decided to run a quick 20min time-lapse to follow a storm across the Pacific (swipe for the video – sound on). It’s incredible how diverse the Big Island of Hawaii is, and how different the weather can be from one hour to the next, or just a few miles in one direction or the other. Which do you like better? * * #bealpha #alphacollective *@sonyalpha A7riv *Sony 12-24 f4.0 *Sony Gmaster 24-70 f2.8 * * * #moodygrams #naturegramy #tlpicks #earthpix #hawaiistagram #earthofficial #heatercentral #ourplanetdaily #voyaged #lonelyplanet #ig_color #eclectic_shotz #shotzdelight #natgeoyourshot #lensbible #highsnobiety #hboutthere #sonyimages #hawaiilife #hawaii

A post shared by Mike Meyers (@mmeyers76) on

Flexibilidad y foco durante la sesión

 

Cuando Meyer tiene listo el equipo y su agenda planificada de acuerdo al lugar al que irá, es hora de partir a la locación. Sabiendo exactamente el tipo de composiciones que quiere lograr, revisa una vez más la cámara para estar seguro de tenerla configurada como quiere.

 

“Puedes jurar que la cámara está bien configurada, pero siempre hay algo que se te puede haber pasado por alto. Revisa el foco dos veces y asegúrate de hacer varias tomas, sobre todo si vas a combinar distintos planos para hacer una imagen hiperfocal con distintas aperturas por cada toma. Varía la velocidad de obturación, sobre todo si estás fotografiando agua. Puede que teóricamente ⅙-seg sea lo indicado, pero quizás el agua salga mejor si bajo a ½-seg y la única forma de saberlo es probando. O, por ejemplo, si estoy apuntando al sol y pongo el diafragma a f/8 porque así es como se obtienen tomas más nítidas con ese determinado lente, aunque podrías experimentar subiendo a f/16 para obtener un destello más interesante. Es importante estar consciente de cómo cada configuración afecta el resultado de la toma y probar suficientes opciones de modo que no pierdas ninguna oportunidad”. 

 

Meyers evita a toda costa perder oportunidades fotográficas. Se considera un disparador crónico, lo que es a la vez una bendición y una pesadilla a la hora de editar. Siempre prefiere una amplia variedad de composiciones para no arrepentirse luego por haber perdido una oportunidad. Aconseja centrarse en lo que se quiere, pero con suficiente flexibilidad para salirse de la composición planificada en caso de que haya la oportunidad de una toma más interesante que no fue prevista. 

“Nunca más estarás en el mismo lugar con ese particular atardecer”, explica Meyers. “Una vez que terminaste y te marchaste, pasó el momento. No podrás recrearlo para fotografiarlo de nuevo. Es por eso que hago tomas de más. Quiero estar seguro de haberlo capturado todo. También trato de tener un ojo abierto en busca de otras tomas o composiciones que no planifiqué, que no podían preverse hasta que la luz bañó algo de cierta manera. Hay que tener la agilidad para obtener la toma que planificaste, pero también para hacer tomas de algo hermoso que viste y no habías previsto”. 

 

“Es importante enfocarse en lo que haces, pero también poder ver más allá de tu composición. A veces, tienes detrás de ti una foto que te gustaría y no podrías haberlo previsto. Por lo tanto, de vez en cuando toma un respiro y mira a tu alrededor. Olvida por un momento lo que tenías en mente y busca algo inesperado”.

 

Por último, editar y compartir imágenes

 

Apenas Meyers termina la sesión del día, respalda sus fotos inmediatamente en un dispositivo de almacenamiento portátil Gnarbox, especial para trabajo de campo. Ya que generalmente está en exteriores y sin acceso a una computadora, respaldar en un dispositivo de este tipo le da tranquilidad mental, de modo que no tenga que temer que los datos se vayan a arruinar porque el dispositivo se moje o sufra cualquier otro accidente. Si está haciendo paisajes urbanos en la ciudad, lleva las tarjetas de memoria de vuelta a casa o al hotel y transfiere las imágenes a un disco duro externo normal. Luego empieza a catalogar las imágenes en Lightroom y procede a editar. 

“En general, creo una carpeta en el disco externo y la nombro con la fecha”, explica Meyers. “Entonces arrastro el contenido de la carpeta al catálogo en Lightroom, de modo que todo queda organizado en carpetas con fecha dentro del programa. Luego, edito las imágenes en lote usando ajustes predeterminados que creé previamente para esas tomas. Una vez hecha la edición en lote, las importo como objetos inteligentes a Photoshop, cada una como una capa individual, les hago alineamiento automático y comienzo a editar”.

 

“Hago una limpieza en cada capa o máscara y retoco partes de la toma que me gustaría mejorar para componer a mi gusto. Luego procedo con los ajustes minuciosos. Oscurezco, aclaro o realzo nitidez en ciertas áreas,  también combino imágenes que han sido tomadas con distintos focos o exposiciones. A veces regreso a ver las imágenes en Lightroom para asegurarme de haberlas editado correctamente. Una vez que me siento satisfecho con lo que hice, decido cuáles imágenes compartir en mis redes sociales”.

 

Generalmente, Meyers escoge las imágenes que considera mejores para subirlas a Instagram, escogidas con ojo crítico para enseñar a los demás sólo lo mejor de su trabajo. A veces una toma es más interesante por la historia que hay detrás de ella, y por esa razón la coloca en las redes. Suele subirlas alrededor de las 10 pm cada día, para retarse a sí mismo a mantener activo su Instagram. Considera importante que la gente sepa el trabajo que hay detrás de cada imagen subida, que se sepa que no todas las fotografías que hace son necesariamente buenas.

“Me parece importante dejarle claro a todos que no todas las fotografías que hace un fotógrafo son asombrosas. Que por cada foto mía que ven en las redes y les gusta, probablemente haya otras 500 que no sirvieron por cualquier cantidad de razones. Lo que hay que hacer es salir y tomar la mayor cantidad de fotos posibles. Ver tutoriales de edición en YouTube. Lo único que hay que invertir es algo de tiempo. La gente espera que por comprar una buena cámara, cree que le saldrán fotos asombrosas de inmediato. Para lograr fotos increíbles debe invertirse tiempo. No es que sea fácil, pero si uno quiere que su material sobresalga, hay todo un proceso que seguir. Para lograr buenos resultados hay que invertir tiempo y tener confianza”.

 

*La disponibilidad de los productos aquí mostrados varía entre localidades. Para más información de su existencia por favor ingresa al Website de Sony de tu país.

Equipos utilizados

Recibe las últimas noticias del mundo Alpha

Haciendo click en suscríbete ahora aceptas las Políticas de Privacidad de SONY LATIN AMERICA, INC.
¿Qué deseas encontrar?