SONY
Notas SWPA: historias asombrosas de niños en fotos

SWPA: historias asombrosas de niños en fotos

Por Sony, 1 de diciembre, 2021
SWPA: historias asombrosas de niños en fotos
Foto de Anas Alkharboutli

 

Las Naciones Unidas celebra el Día Universal del Niño el 20 de noviembre, fecha en la que la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración de los Derechos del Niño en 1959. Celebrarlo significa destinar para fomentar la fraternidad entre niños y niñas alrededor del mundo y promover el bienestar con actividades sociales y culturales, por ello deseamos compartir tres trabajos destacados del SWPA, y que cuentan historias admirables de niños alrededor del mundo.

 

 

 

 

Julia Fullteron-Batten – Niños salvajes

Finalista en la Competencia Profesional, Categoría Puesta en Escena, SWPA 2016

Un niño salvaje es aquel que ha vivido aislado del contacto humano, a menudo desde temprana edad. Como resultado, el niño crece con muy poca o ninguna experiencia en cuanto al cuidado, lenguaje o comportamiento humano. Algunos fueron cruelmente confinados o abandonados por sus propios padres, rechazados quizás debido a su discapacidad intelectual o física, o la creencia de los padres de que ese era el caso. En otros casos, la causa fue la pérdida de ambos padres. Otros huyeron después de sufrir abusos.

 

Foto de Julia Fullteron-Batten.

 

Sin embargo, unos terminaron en la naturaleza y fueron adoptados por animales como resultado de una amplia variedad de circunstancias: perderse, ser capturados por animales salvajes, etc. Los casos documentados de niños salvajes están distribuidos geográficamente en cuatro continentes y varían en la edad de los bebés tomados por animales salvajes hasta los ocho años. Por supuesto, estos casos solo se conocen porque el niño sobrevivió. No es difícil pensar que probablemente hay innumerables casos en los que el resultado fue menos favorable.

 

Foto de Julia Fullteron-Batten.

 

Como madre de dos niños pequeños, me sentí consternada e intrigada a la vez cuando supe por primera vez sobre los niños salvajes. Mi reacción inicial fue pensar en cómo los padres podían descuidar o perder a su hijo. Mi instinto maternal aumenta cuando considero a estos niños viviendo sus vidas solos o en compañía de animales salvajes. Entonces considero y admiro la fortaleza que deben haber desarrollado para sobrevivir a tal aislamiento y circunstancias extremas. Cualquiera de los casos sobre los que he leído, sobrepasa por completo los límites de mi comprensión. Sin embargo, decidí enfrentar el desafío de intentar capturar fotográficamente mis pensamientos sobre el aislamiento en el que se encontraban estos jóvenes, preguntándome a la vez si a aquellos que vivieron en compañía de animales salvajes les fue mejor que aquellos cuyas vidas jóvenes transcurrieron en soledad.

 

Foto de Julia Fullteron-Batten.

 

Elegí 15 casos para retratar, estos van desde una niña que, siendo pequeña, fue confinada por sus padres durante diez años a una bacinica, hasta la de un bebé que fue robado por una leopardo y encontrado tres años después en compañía de ella y sus cachorros. Mi idea no era replicar las escenas exactas, sino interpretar y duplicar los sentimientos y acciones de cada niño salvaje viviendo su experiencia. Algunos pasaban la mayor parte del tiempo en interiores, incluso en las proximidades o en el interior de alguna habitación humana.

 

Foto de Julia Fullteron-Batten.

 

Sin embargo, otros pasaron la duración de su vida salvaje afuera, expuestos a los elementos, dependiendo de su propia habilidad y la de sus compañeros salvajes en busca de refugio, comida y agua, por no hablar de tener que evitar constantemente peligros y problemas de salud. La vida es compleja, para unos más que para otros, incluso al considerar una vida humana normal. Su complejidad varía de una parte del mundo a otra. Al considerar a los niños salvajes, que son completamente humanos, al menos al comienzo de sus vidas, ¿Cómo no mirar mis imágenes y cuestionar y preguntarnos sobre los tenaces instintos de supervivencia de estos 15 seres humanos?

 

Foto de Julia Fullteron-Batten.

 

 

 

Fan Li, niños abandonados en el oeste de China

Finalista en la Competencia Profesional, SWPA 2016

Los niños abandonados son todos aquellos cuyos padres van a trabajar como trabajadores migrantes en ciudades más grandes y los dejan al cuidado de uno de los padres, abuelos u otros parientes mayores en las aldeas rurales. Esto ha sido el resultado de la reforma económica y el desarrollo de China durante más de 30 años, el proceso de urbanización acelerado y el estricto sistema de registro de hogares. Desde mediados de la década de 1980, muchos jóvenes de las zonas rurales de China vinieron a trabajar a ciudades más grandes.

 

Foto de Fan Li.

 

Restringidos por el sistema de registro de hogares de China, la mayoría de sus hijos no pueden vivir con sus padres e ir a la escuela en las ciudades, y tienen que quedarse en sus lugares de origen rurales. Según las estadísticas de 2014 de la Federación de Mujeres de China, hay más de 61,05 millones de niños abandonados en China y 9.21 millones de ellos ni siquiera pueden ver a sus padres una vez al año.

 

Foto de Fan Li.

 

Muchos de ellos padecen problemas emocionales, psicológicos y de comportamiento y tienen dificultades en la vida. El 11 de junio de 2015, cuatro niños abandonados se quitaron la vida al beber pesticidas venenosos. El menor de ellos tenía cinco años y el mayor trece. Como grupo especialmente vulnerable, su sustento y bienestar han sido un problema social ineludible que requiere atención y acción para ayudar a todos los sectores de la sociedad. Esta serie de fotografías se centra en los niños abandonados en las zonas remotas del oeste de China como muestra de esta población. 

 

Foto de Fan Li.

 

 

Siria: deporte y diversión en lugar de guerra y miedo por Anas Alkharboutli

Ganador del 1° lugar en la Competencia Profesional, SWPA 2021

Anas Alkharboutli, nacido en 1992, estudió Ingeniería en la Universidad de Damasco antes de comenzar su carrera como fotoperiodista en 2015. Es testigo permanente y cronista de la guerra y el desastre humanitario resultante.

 

Foto de Anas Alkharboutli.

 

En la aldea siria de Aljiina, cerca de la ciudad de Alepo, Wasim Satot ha abierto una escuela de kárate para niños. Lo que la hace especial es que las niñas y los niños con y sin discapacidades aprenden juntos. Tienen entre seis y 15 años. Con su escuela, Satot quiere crear un sentido de comunidad y superar los traumas de la guerra en la mente de los niños.

 

Foto de Anas Alkharboutli.

 

 

Foto de Anas Alkharboutli.

 

 

Foto de Anas Alkharboutli.

 

 

Foto de Anas Alkharboutli.

*La disponibilidad de los productos aquí mostrados varía entre localidades. Para más información de su existencia por favor ingresa al Website de Sony de tu país.

Equipos utilizados

Recibe las últimas noticias del mundo Alpha

Haciendo click en suscríbete ahora aceptas las Políticas de Privacidad de SONY LATIN AMERICA, INC.
¿Qué deseas encontrar?