SONY
Notas Un escondite para seguir viendo aves en pandemia

Un escondite para seguir viendo aves en pandemia

Por Sebastián Montalva Wainer, 17 de junio, 2021
Un escondite para seguir viendo aves en pandemia

Por: Sebastián Montalva Wainer para Revista Domingo.

 

Ante la imposibilidad de viajar, el fotógrafo Jean Paul de la Harpe encontró una novedosa alternativa para seguir retratando pájaros en estado natural: en el patio de su casa en Colina construyó un bebedero para aves y un escondite para fotógrafos, el primero de su tipo en Chile. Así nació la idea. Y así resultó.

 

 

 

Mira, mira. Un carpinterito parado ahí. Un macho.

 

Son las ocho y media de la mañana de un nublado lunes de junio y Jean Paul de la Harpe vuelve a interrumpir lo que estaba contando. Estamos en su casa en Colina, una parcela semirrural a los pies de un alargado cordón montañoso que conecta la cordillera de los Andes con la de la Costa, y un frágil pajarito de alas negras con manchas blancas y una franja roja en la nuca se acaba de posar sobre una rama seca, la misma que el propio Jean Paul instaló hace unos meses junto a una pequeña laguna artificial, que él también construyó en el patio.

 

Así es el Treile Photo Hide de Colina. Este tipo de lugares son comunes en Europa, y también hay en Ecuador y Costa Rica.

 

Jean Paul de la Harpe©

 

 

Jean Paul de la Harpe —44 años, biólogo de profesión, apasionado por las aves, autor de varios libros y uno de los más destacados fotógrafos de naturaleza de Chile— no lo dice, pero se nota que está satisfecho: su “experimento” está funcionando. Hoy, sin moverse de su casa, sin siquiera tener que salir al cerro o viajar un par de horas hacia algún humedal cercano, De la Harpe puede ver alrededor de 30 especies distintas de pájaros y fotografiarlas cómodamente desde un escondite de madera con ventanales polarizados que levantó con sus propias manos en el patio de su parcela en Colina. El proyecto, llamado Treile Photohide (“treile”, porque así se les dice a los queltehues en el sur; “photohide”, porque es un “hide” o escondite para que los fotógrafos puedan camuflarse y no espantar a las aves), es el primero de su tipo en Chile y está funcionando desde comienzos de este año, tras dos meses de construcción en plena pandemia.

 

Alrededor de 30 especies distintas están llegando al bebedero. En la foto, un grupo de codornices. Abajo, el hide puede recibir hasta 4 fotógrafos. – Jean Paul de la Harpe©

 

 

—En Europa es súper común. Vas a España o Francia y está lleno. Hay un circuito de hides que la gente ha construido en sus parcelas —cuenta De la Harpe—. También hay algunos en Costa Rica y en Ecuador, pero en Chile no había nada por el estilo. Mira, ahí llegó una loica.

 

Loica – Jean Paul de la Harpe©

 

Su relato se vuelve a interrumpir porque, efectivamente, desde las ventanas del photohide vemos una loica, con su característico pecho colorado, que llega a tomar agua tranquilamente en la lagunita artificial que está al frente. La lagunita, en rigor, es el “bebedero”, la razón que explica por qué tantas aves están llegando todas las mañanas a la casa de Jean Paul de la Harpe, y tanto él como sus visitas pueden darse un festín sacando fotos de aves que ni se inmutan con la presencia humana.

 

Gorrión – Jean Paul de la Harpe©

 

Dentro del photohide —que es una cabañita de madera con cuatro sillas, cuatro ventanales, cuatro bases de trípode para instalar una cámara, además de calefacción, café en grano y sanguchitos—, uno puede estar conversando como si nada y los pájaros no se espantan. Además, como el bebedero está diseñado en altura, sobre una pequeña loma, desde los ventanales se pueden sacar fotos a nivel de agua, una comodidad inimaginable si uno quisiera hacer lo mismo en el cerro o en algún humedal. Allí, de partida, habría que mantener silencio, probablemente estar varias horas tirado en el suelo esperando a los pájaros, usar ropa camuflada y guarecerse dentro de esas carpas diseñadas especialmente, que no vienen con máquina de café ni calefacción ni sanguchitos.

 

Yal – Jean Paul de la Harpe©

 

 

—Aquí estamos en un lugar súper árido, por eso funciona esto —explica De la Harpe—. El agua escasea a finales de primavera, en verano y otoño. Además, estamos a pie de cerro, entonces es un imán para las aves que vienen del cerro. Si hicieras algo así en Valdivia, los pájaros no te van a pescar mucho. Pero tener un bebedero aquí es un punto de atracción import… ¡Ahí llegó una diuca! Y ahí llegó la otra. Y esto es todos los días, ¿eh?

 

Para leer la nota completa, ingresa en el siguiente link aquí.

 

Queltehue – Jean Paul de la Harpe©

 

Picaflor – Jean Paul de la Harpe©

 

Cernicalo – Jean Paul de la Harpe©

 

Carpinterito – Jean Paul de la Harpe©

 

Diucon – Jean Paul de la Harpe©

 

*La disponibilidad de los productos aquí mostrados varía entre localidades. Para más información de su existencia por favor ingresa al Website de Sony de tu país.

Equipos utilizados

Recibe las últimas noticias del mundo Alpha

Haciendo click en suscríbete ahora aceptas las Políticas de Privacidad de SONY LATIN AMERICA, INC.
¿Qué deseas encontrar?