SONY
Artigos El secreto de la fotografía de boda

El secreto de la fotografía de boda

Por Sony, 10 de mayo, 2017
El secreto de la fotografía de boda

¿Estás buscando el secreto para ser un exitoso fotógrafo de bodas? El artesano de Sony Otto Schulze tiene algunos consejos que te pueden servir. “Deja de buscar el secreto porque no lo hay”, destaca Schulze.

Mientras todos estamos buscando la fórmula para lograr los mejores resultados, Schulze dice que más bien el enfoque opuesto lo ha llevado a ser un fotógrafo de bodas de élite. Él se acerca a las bodas básicamente como “una pizarra blanca”.

“Mi enfoque en las bodas es muy flexible. No voy a una boda con una idea preestablecida. Yo no tengo una bolsa de trucos, ni tampoco un montón de poses.

La idea es tener flexibilidad frente a cualquier tipo de pareja y evento. He sido muy afortunado en los últimos cinco o seis años, ya que realmente comenzamos a fotografiar bodas con clientes que seleccionaron lugares específicos. Todo estaba hecho a la medida para ellos, era su forma de expresión en un ambiente increíble a transitar y actuar” señala Schulze.

Formado en fotoperiodismo y de origen sudafricano, Schulze comenzó su carrera como fotógrafo de bodas hace 12 años mientras trabajaba tomando fotos para un periódico. Sus héroes eran los maestros de fotografía documental Henri Cartier, Bresson, Sebastian Salgado y W. Eugene Smith.  Ellos lo inspiraron y lo siguen haciendo de muchas maneras. Por ejemplo, el documental Ethos continúa dándole forma a la manera en que Schulze afronta cada reto.

Él tiene un buen ojo para los matices que mejor cuentan la historia. Además, cuenta con la pasión por ese descubrimiento espontáneo que motiva a los fotógrafos documentalistas. Él es al final, un fotoperiodista preparado para fotografiar bodas y sus  resultados son magistrales.

“En la típica fotografía de bodas”, Schulze dice. “Alguien viene y obtiene 1.000 imagenes muy rápido, las entrega y  ya; es un proceso muy loco. Por eso quería acercarme de la misma manera que me acerco a una galería de fotos. Cuando vine a Estados Unidos desde Sudáfrica, comencé a involucrarme con fotografiar bodas. Rápidamente llené mi agenda de trabajo por todo el año. Empecé a fotografiar lo que llamaría fotografías artística de bodas, que se ha convertido en un término discutible. Pero hace diez años era algo nuevo”.

Fotografiar por todo lo alto

Una de las razones por la cual Schulze se ha colocado rápidamente en la cima de la fotografía de bodas es su creatividad estética, su visión única que lleva a cada asignación. Él también dice que la manera más fácil de llegar a ser un fotógrafo de bodas de alta gama es fotografiar bodas de alta gama.

Schulze señala que su carrera mejoró exponencialmente desde que comenzó a fotografiar bodas cada vez más simpáticas. “Todo tiene que ver con el contenido. En una asignación comercial, hay un director de arte, un estilista y hay contenido. Hay una razón por la que se invierten millones de dólares en una producción de fotos, porque todo tiene que ver con el contenido”. “Para poder producir lo excepcional, tenemos que colaborar con lo excepcional. Solo soy tan bueno como el contenido que esté disponible para mi” enfatiza el fotógrafo.

Schulze y su socio, James Christianson, combinaron sus habilidades de fotografiar bodas hace un año. Juntos fotografiaron entre 12 a 15 casamientos en lugares como las playas de Bahamas hasta la Gran Muralla China. A diferencia de una gran parte de la industria fotográfica de bodas, Schulze dice que su éxito comercial no es una cuestión de producir rápidamente una gran cantidad de fotografías, sino más bien tomarse el tiempo para ofrecer una alta calidad a toda costa.

Cuando se fotografía una boda, él explica. “El objetivo habitual del negocio es la eficiencia, trabajar una fórmula, procesar un lote  de imágenes, etc. Para mi, yo edito cada una de mis imágenes como si las estuviera preparando para una exhibición, como si fuera una de las diez que cuelgo en la pared y esto no es nada eficiente. Es lo opuesto a la eficiencia. Pero la obsesión es la imagen, encontrar esa imagen única.

Este es el resultado: no se puede producir arte por mil. No sucede. Entonces tienes que ser selectivo con ello, y tienes que tomarte tu tiempo.

Él continúa, “como todas nuestras bodas son únicas y tiene distintos destinos, eliminamos los paquetes hace muchos años. Lo que yo tengo es una tarifa de creatividad. Lo que encontramos con distintos destinos y la mayoría de las parejas es que quieren una cobertura del día de la boda y también la cena de ensayo del día anterior. Por eso nuestra tarifa creativa cubre esos puntos básicos: cobertura del día de la boda, el ensayo de la cena y también les ofrecemos una galería online con todos los archivos en alta definición. Nosotros decimos que son alrededor de 800 fotos pero dependiendo del evento pueden ser un poco más o menos. Algunos clientes nos piden fotografiarlos por tres días. Allí, la cifra será obviamente mayor”.

 

Expectativas frente a la demanda

A pesar de que los clientes tienen expectativas muy altas, no suelen tener grandes requerimientos. De hecho, Schulze dice, que ellos no se preocupan por el detalle de cuántas imágenes van a recibir, aunque el fotógrafo les dice que deberían esperar recibir aproximadamente 800 imágenes retocadas, pero simplemente ellos quieren contratar al mejor y tienen fe que van a estar muy bien atendidos.

Según Schulze, sus clientes que no son tantos, son una cosa interesante porque la mayoría del mercado de bodas, es  realmente, como cualquier cosa en el mundo. “Si alguien tiene un presupuesto económico y está interesado en comprar un automóvil  nuevo, van a mirar un Toyota, ¿verdad?. Y  compara Toyota con Chevy y Subaru.

Por 20 mil, este me da aire acondicionado y ventanas eléctricas, y ellos determinan el valor por lo que obtienen, añaden sus suplementos y  bueno, deciden cuál es el mejor para su presupuesto. Pero en las clases altas no funcionan las cosas de la misma manera, porque hay mucho dinero. El dinero no es una cosa de valor. Ellos simplemente obtienen lo que quieren. Nuestros clientes no evalúan en base a opciones. Solo están diciendo te elegimos”.

Es el fotógrafo, no es la cámara… Pero no se olviden de la cámara (y los lentes)

La calidad comienza por el equipamiento que él utiliza. La gente dice no es el equipo, es el fotógrafo! Schulze dice. “Si, pero podrás notar que es exponencialmente mejor, cuando utiliza un mejor equipamiento. Un ex fotógrafo de Leica and Phase, cuando Schulze hizo el cambio a Sony, sabía que sus nuevas cámaras iban a representar un gran reto de cumplir. “Yo vengo de fotografiar fondos de Leicas”, Schulze explica, Yo era un esnob, yo estaba del otro lado del océano, pagando $12,000 por lentes y estando orgulloso de eso. Pero Sony hizo algo increíble”.

“Hace cuatro años”, dice Schulze, “fui presentado a Sony (Artesanos Sony) mediante Robert Evans. Vi que el fotografiaba con Sony. En ese momento, comencé a probar la a99 con los lentes Sony-Zeiss y quedé impresionado, especialmente con los lentes. Estaba acostumbrado a fotografiar con Zeiss, pero los lentes Sony-Zeiss eran lentes con autofoco.

El color que obtenía con la a99 era magnífico y el visor electrónico era asombroso.  Yo me había burlado y burlado de las EVF por ser de aficionados, pero cuando las comencé a usarlas cambiaron completamente mi manera de pensar. Fue increíble. Entonces, allí comenzó el proceso. Estaba fotografiando con Sony, Leica y Phase One todas juntas por un tiempo. Después salió al mercado la RX1, la original, y esa cámara me hizo volar la cabeza. Esa es la cámara que realmente me convenció acerca de Sony.

“Lo que Sony hizo desde ese entonces”, él agrega, “fue sacar a todos del agua. Ellos fueron refinando y añadiendo a la línea de productos, lentes y cuerpos. Con lo que James y yo fotografiamos actualmente es la a7R y la RX1R II y pensamos, que este año vamos a agregar la a99 para mezclar un poco más.

“Con respecto a los lentes”, él dice, “ yo utilizo el Sony 55mm f/1.8 y el 85MM G master. También utilizó los lentes Zeiss Otus, que tienen un foco manual, que con una EVF, da placer usarlo. Estos lentes son excepcionales para utilizarlos con máxima apertura. Es por eso que pagamos lo que vale, para eso los utilizamos, porque no fallan cuando utilizamos la máxima apertura. Cuando en el pasado utilizábamos DSLRs nunca podía enfocar con un lente manual  de máxima apertura. Por eso me gusta mucho el telémetro, porque es muy preciso en máxima apertura. Ahora con la EVF y con la función de aumento de foco asistido, es absolutamente asombroso. Presiono y se va a 12X, y hace foco en la ceja, presiono de nuevo y toma la foto”.

“La imagen y calidad de los sensores es impresionante”, Schulze comenta. “Hice un comercial el año pasado y tome una Phase One de 60 megapixeles, pero utilice una a7R II al lado la de otra. Los archivos de Sony continuaron sorprendiéndome, y era en plena luz del día.

“En todas las bodas del año pasado, no utilicé el flash ni una vez. Si tomaba el flash de mi bolso, lo volvía a guardar. Con poca luz ahora, estoy utilizando la a7R II a 40,000 ISO en un tono negro y las imágenes son geniales. A 10,000 o 15,000 ISO son mucho mejor. La misma calidad que podrías obtener con un video en ISO 400, lo obtengo con mi RX1R II a 10,000 ISO, es increíble. Estamos sorprendidos con las imágenes que logramos, antes no las hubiéramos podido obtener”.

Es por eso que Otto Schulze ya tienen contratado durante todo el año.

* A disponibilidade dos produtos mostrados aqui varia entre os locais. Para mais informações sobre sua existência, visite o site da Sony em seu país.

Equipamento usado

Receba as últimas notícias do mundo Alpha

Ao clicar em se inscrever agora, você aceita as Políticas de privacidade da SONY LATIN AMERCA, INC
¿O que você quer encontrar?