SONY
Artigos Los mejores lentes para astrofotografía

Los mejores lentes para astrofotografía

Por Rachel Jones Ross, 9 de mayo, 2019
Los mejores lentes para astrofotografía
Foto Rachel Jones Ross. (@rachel_jones_ross) Cámara Sony A7RIII. Lente Sony FE 24 mm f/1.4 GM

Hace poco conversaba con un amigo sobre cuáles son los aspectos que hacen que un lente sea bueno para la astrofotografía. Él decía que prefiere los lentes abiertos para abarcar mayor cantidad de cielo (y por lo tanto, de estrellas) en el encuadre. Ciertamente, mientras más abierto el lente, son más los elementos que caben en el encuadre, pero esta opción no es necesariamente la más indicada en todos los casos. En este artículo les explicaré qué características debemos buscar en un lente para fotografiar el cielo nocturno, por qué un gran angular no es siempre lo mejor en astrofotografía y cuál es mi selección favorita de lentes para fotografiar estrellas.

 

Si examinas esta foto detalladamente, verás las estrellas redondeadas y definidas. Nunca antes vi tal nivel de nitidez en otro lente con un diafragma tan abierto.

Compártelo en Twitter

 

La composición lo es todo.

Cuando se escoge un lente, la composición es siempre la primera consideración a tomar. Los grandes angulares ofrecen mucho más que el hecho de abarcar un mayor escenario en el encuadre. La distorsión nativa de estos lentes hace que los elementos al borde del encuadre aparezcan alargados y se creen con ellos puntos de fuga, o que determinados elementos como el pico de una montaña se vean más imponentes. Sin embargo, esta misma distorsión causa que los elementos centrales se vean muy pequeños. Por ello, desde el punto de vista de la composición y la perspectiva, si tenemos una montaña en el centro del encuadre fotografiada con gran angular, se verá lo suficientemente grande como para considerarla un punto focal, mientras que una cabaña a la orilla de un lago podría perderse dentro de la composición. Aparte de ello, la distorsión de un gran angular trae otras desventajas cuando fotografiamos de noche, ya que puede deformar la imagen de las estrellas. Este efecto es mucho mayor hacia los bordes del encuadre.

 

@Rachel Jones Ross. Tangle Peak.

Se puede aprovechar la perspectiva de los grandes angulares para crear puntos de fuga y experimentar con la relación entre primer plano, fondo y cielo.

 

A pesar de la distorsión propia de los grandes angulares, estos cubren una necesidad en el ámbito de la composición y, por eso, siempre llevo uno encima. Actualmente mi favorito es el Sony 12-24mm f/4 G. Es un lente nítido y versátil. Usarlo en 12 mm me permite elaborar composiciones únicas cuando los primeros planos son muy pequeños y poner a volar mi creatividad en formas que serían imposibles de lograr con mayor distancia focal. También llevo el 16-35mm f/2.8 G Master para cuando no necesito toda la amplitud que me proporcionan los 12 mm de distancia focal. El 16-35mm G Master tiene mayor apertura de diafragma, que me sirve mucho para aumentar la profundidad de campo y lograr algo diferente.

 

Otra consideración que debe tomarse en cuenta al fotografiar el cielo nocturno es la relación entre la distancia focal y el tamaño de la Vía Láctea. Personalmente, me gusta más cómo se ve la Vía Láctea con una distancia focal mayor, pues llena más el encuadre que al hacerlo con lentes más amplios.

 

@Rachel Jones Ross. Raining Stars.

Que entre la luz.

Una vez establecida la composición deseada, la segunda gran consideración a tomar es la luz. La luz ambiental (brillo lunar, polución lumínica y la iluminación creativa que se nos ocurra usar al momento), así como la sensibilidad a la luz de nuestra cámara y lente, juegan un papel muy importante a la hora de obtener imágenes impactantes.

 

El cielo de luna nueva puede ser muy oscuro. Para las noches con poca luz ambiental nos servirá el lente más luminoso que tengamos. Hace poco tuve la oportunidad de probar el Nuevo Sony 24mm f/1.4 G Master. Es un monstruo en situaciones de poca luz. Hice la primera toma al atardecer. Hay algo especial en la cualidad de la luz en esos breves momentos de transición entre el día y la noche.

@Rachel Jones Ross. Cámara Sony α7R III. Lente Sony 24mm f/1.4 G Master.

 

Cuando el crepúsculo cedía ante la noche, pude capturar detalles increíbles de la Vía Láctea con tiempos de exposición sorprendentemente rápidos. La apertura de diafragma y la velocidad de exposición van de la mano. A mayor tiempo de exposición, entra más luz en la cámara. Sin embargo, al aumentar los tiempos de exposición aparecerán más rastros de estrellas, y en lugar de aparecer como puntos se verán como pequeñas rayas.

 

@Rachel Jones Ross. Cámara Sony α7R III. Lente Sony 24mm f/1.4 G Master.

 

Puse el GM 24mm en mi α7R III para hacer un timelapse en uno de los arcos naturales de Alabama Hills. Fue la distancia focal perfecta para esta composición, me encantó cómo la Vía Láctea llenó el cielo. Cada cuadro se hizo a 13 segundos de exposición, ISO 3200 y f/2.8 para tener la profundidad de campo necesaria para que tanto el arco como las estrellas se mantuvieran en foco. En una foto fija a una distancia focal de 24mm, 13 segundos de exposición producirían rastros de estrellas, pero quise dejar entrar la mayor cantidad de luz a la cámara. Ya que en un timelapse las estrellas están en movimiento, el rastro estelar no se nota.

 

 

Nitidez del lente y Coma

Yo me fijo detalladamente en los píxeles. Cuando edito mis imágenes, quiero que las estrellas se vean nítidas y redondas. Un buen astro-lente es aquel que capte las estrellas de forma nítida y con la menor cantidad de coma. La aberración cromática (que no debe ser confundida con aberración cromática) es causada por el diseño del vidrio del lente y cualquier defecto que pueda tener, cuyo resultado es que las estrellas salen distorsionadas, como si tuvieran pequeñas colas. Esto es típico de los grandes angulares. Una pequeña cantidad de coma es imperceptible cuando se trata de fotos compartidas en las redes. Pero si son impresiones de tamaño grande, cualquier defecto será visible. Apenas vi comas, si acaso vi alguna, al usar el Sony 24mm f/1.4 GM en su apertura máxima (f/1.4). Y al bajarla hacia f/2.5, no hubo nada de coma. La imagen abajo fue hecha a f/1.4, ISO 6400 y 3.2 segundos de exposición. Si la observamos detalladamente, veremos que las estrellas están redondeadas y definidas. Nunca antes vi tal nivel de nitidez en otro lente con un diafragma tan abierto.

@Rachel Jones Ross. Cámara Sony A7RIII. Lente Sony FE 24 mm f/1.4 GM

Entonces, ¿cuál es el mejor lente para astrofotografía? Te daré la misma respuesta no muy satisfactoria que me daba mi profesor de psicología: “Bien, eso depende”. Debes considerar la composición, la luz ambiental y la nitidez del lente. Para astrofotografía yo me llevo el Sony 16-35mm f/2.8 G Master, el Sony 12-24mm f/4 G, el Zeiss Batis 18mm f/2.8, and desde ahora, el monstruo luminoso Sony 24mm f/1.4 G Master.

 

En enero me propuse el reto personal de pasar #100NochesBajoLasEstrellas. Si quieres saber cómo le saqué el jugo a mi equipo (y a mi resistencia) o quieres chatear conmigo sobre lentes, sigue mis aventuras en Instagram @rachel_jones_ross.

 

 

* A disponibilidade dos produtos mostrados aqui varia entre os locais. Para mais informações sobre sua existência, visite o site da Sony em seu país.

Equipamento usado

Receba as últimas notícias do mundo Alpha

Ao clicar em se inscrever agora, você aceita as Políticas de privacidade da SONY LATIN AMERCA, INC
¿O que você quer encontrar?